Una de las mayores preocupaciones a la hora de decidirse y dar el paso hacia el primer eléctrico es: ¿Cómo cargar mi vehículo eléctrico?” o “¿Dónde tendré que cargar mi vehículo eléctrico?.

Lo primero que te podemos decir es que hay que perder ese miedo a la novedad. Hay que perder el miedo a cargar un vehículo eléctrico. Y es que, si lo piensas bien, todo esto puede tener más ventajas que inconvenientes. ¡Sí, cómo lo oyes!

¿Sabías que existen diferentes formas que existen de cargar tu vehículo eléctrico? Te adelantamos que son más que las posibilidades de llenar el depósito de combustible de tu antiguo vehículo de combustión.

¿Alguna vez lo has pensado? El 99% de los conductores tienen que visitar frecuentemente las gasolineras para llenar el tanque de combustible de sus vehículos. Con todo lo que eso conlleva: ruido, malos olores, suciedad y lo más importante… ¡pérdida de tiempo!

Un vehículo eléctrico es mucho más dinámico y flexible que eso y te permite mucha más libertad a la hora de llenar sus baterías. En este post te enseñaremos las diferentes formas de cargar tu vehículo eléctrico y los consejos para hacerlo de la forma más eficiente y rápida posible.

Cargar tu vehículo eléctrico en casa

Un vehículo eléctrico puede recuperar su batería en tu propio garaje mientras tu descansas por la noche. A la mañana siguiente estará listo para llevarte al trabajo o para dejar a tus hijos en el colegio. ¡Eso sí que es comodidad!

Además podrás aprovecharte de las tarifas nocturnas reducidas que ofrecen las compañías eléctricas para que cada carga te salga por un precio mucho más económico que una visita a la gasolinera.

Evidentemente, para cargar tu EV en tu garaje, necesitarás tener un punto de carga instalado. No te preocupes si vives en una comunidad de vecinos, nada ni nadie te impedirá que pongas un punto de carga en tu plaza de aparcamiento.

Aquí te dejamos un post en el que te explicamos como instalar un punto de carga en un garaje comunitario. Una vez que pruebes a llegar a tu cochera, enchufar el coche y cogerlo al día siguiente con las baterías cargadas… no te conformarás con otra cosa.

Cargar tu vehículo eléctrico durante un viaje

Quizá este sea el punto en el que más dudas nos surjan. Pongamonos en situación. Estamos organizando nuestro primer viaje largo con nuestro coche eléctrico. Vamos a ir a pasar unos días a la playa. Nuestro destino se encuentra a 850 km pero nuestro vehículo solamente tiene autonomía para recorrer 350 kilómetros. ¿Qué hacemos?

En primer lugar, no tenemos que tener miedo ante esta situación. La existente y creciente red de Estaciones y Puntos de Carga en nuestro país hace posible que se pueda viajar con un vehículo eléctrico por todo el territorio nacional.

Evidentemente, tenemos que ser conscientes que un viaje largo con nuestro coche eléctrico va a suponer alguna parada en el camino para cargar las baterías. Nada más lejos de la realidad, tampoco podemos imaginarnos un viaje con un antiguo coche de combustión sin pasar por una gasolinera a repostar.

Es exactamente el mismo proceso. Cuando las baterías se vayan agotando, tendremos que hacer un alto en el camino para enchufar nuestro vehículo en un punto de carga rápido o ultrarrápido para poder continuar.

Y llega el momento importante, el de la carga. ¿Qué conector necesito? ¿Cuál será mi cable? Al igual que en un surtidor de combustible encontramos varias mangueras: diésel, gasolina… en un punto de carga rápido encontraremos habitualmente el cable con conector CCS y el cable de CHAdeMO.

Enchufaremos nuestro coche con el conector que corresponda y comenzaremos la carga. Normalmente este proceso se hace mediante llavero RFID o la APP de la empresa que gestiona el punto de carga en el que nos encontramos.

Momento de ir a la cafetería a tomar un café, pasar por el baño o estirar las piernas. Al volver al coche todo estará listo para desenchufarlo y continuar la marcha.

Así es cómo se carga un vehículo eléctrico en una estación de carga durante un viaje

¿Cuánto tiempo tardará mi coche en cargarse?

Esta respuesta puede ser un poco tópica pero la realidad es que depende. Depende de la potencia del punto de carga, si es rápido o ultrarrápido y de la potencia que el vehículo es capaz de asimilar.

Actualmente los puntos de carga que encontraremos en autovías, estaciones de servicio y similares tienen una potencia, como mínimo de 50 kW aunque cada vez empezamos a ver más cargadores de 90 kW y potencias superiores, llegando incluso a los 350 kW.

Tampoco hay que obsesionarse con la duración de estas paradas. Si planificamos nuestro viaje antes de salir, podremos ganar mucho tiempo y recorrer las distancias del viaje en tiempos muy cercanos a los que emplearíamos con un vehículo de combustión.

Puedes cuadrar tus paradas por ejemplo con la hora del almuerzo y de la comida de forma que mientras estás en el restaurante o cafetería tu vehículo se carga para seguir con el viaje cuando tu termines. Aprender a optimizar el tiempo es muy importante.

¿Todavía te quedan dudas?

Si llegados a este punto todavía te queda alguna duda sobre cómo cargar tu vehículo eléctrico, aquí te dejamos un vídeo del canal de Daniel Pérez, CEO de EasyCharger para que seas todo un experto en la carga de tu vehículo eléctrico. ¡Buen viaje! 😉