Si tienes un coche eléctrico o estás pensando en comprarlo, una de las dudas que se te pasarán por la cabeza será cómo instalar un punto de carga en el garaje. Pues no te preocupes por eso, porque es mucho más fácil de lo que piensas 😉

Cómo poner un punto de carga en un garaje comunitario

Para los usuarios de coches eléctricos es muy cómodo contar con un punto de carga en el garaje, así podemos dejar el coche cargando por la noche para luego utilizarlo durante el día. Además, cargar el coche entre la 1:00 y las 7:00 es mucho más barato, existiendo tarifas desde 0,03 €/kWh.

Instalar un punto de carga es muy fácil. Las dudas pueden llegar a la hora de decidir qué tipo de cargador montar.

Cable de recarga ocasional

Para las viviendas unifamiliares (chalets y casas) existe la opción de conectar un cable de recarga ocasional a una toma de tierra de 16A. ¿El coste? Ninguno, simplemente la electricidad que se consuma.

La pega que tiene este sistema es el tiempo de carga, que podría llegar a superar incluso las 20 horas.

Punto fijo de carga – Wallbox

Desde mi punto de vista, esta sería la mejor opción. Un Wallbox es un dispositivo de carga para vehículos eléctricos que se instala en la pared del garaje. Por así decirlo, sería similar a un punto de carga público pero en pequeñito.

Con éstos, además de cargar, se pueden programar y medir las recargas (dependiendo del modelo).

El precio de un Wallbox ronda los 500€ (puede ser más y puede ser menos, dependiendo del modelo de cargador que elijamos).

Si elegimos este tipo de cargador, nos podemos encontrar con tres opciones:

  1. Conectarlo directamente al contador de la vivienda, de forma que usaremos la potencia que tengamos contratada en casa. Esta sería la opción más sencilla.
  2. Instalar un contador nuevo.
  3. Utilizar un suministro común, como por ejemplo el contador del aparcamiento comunitario. Pero en este caso sí necesitarías la aprobación de la propia comunidad, por lo que sería el caso más complejo.

Potencia necesaria para un punto de recarga en casa

Por lo general, la potencia contratada en una vivienda suele ser de 5,75 kW (este dato no es estático, por lo que puede que tengas contratada más o menos potencia). Con ésta sería más que suficiente para cargar un vehículo eléctrico ya que un enchufe convencional lleva una potencia de 2,3 kW y, además, la mayoría de las recargas de llevarían a cabo por la noche, cuando el consumo energético de la vivienda es mínimo.

Solo hace falta informar a la comunidad

Para montar un cargador en tu garaje no es necesario pedir permiso ni que la comunidad te autorice. Tan solo hace falta informar a la comunidad de que lo vas a instalar, pero nada más.

En 2009 se modificó la Ley de Propiedad Horizontal y, con ella, según el artículo 17.5, si quieres instalar un punto de carga en tu garaje solo tienes que informar por escrito al presidente de la comunidad o al administrador. Así que los vecinos no deben poner pegas ni pueden impedírtelo, ya quien pagará la energía serás tú.

Así mismo, los requisitos técnicos para instalarlos se recogen en la guía ITC-BT-52 para instalaciones a baja tensión, según aclara la Red Eléctrica de España.

Y por si todavía te quedan dudas, aquí os dejamos un vídeo con el que, seguro, se terminarán de resolver todas =)