Según el informe desarrollado y presentado por BloombergNEF para Transport&Environment los vehículos eléctricos serán más baratos que los de combustión en el año 2027.

El principal motivo, señala el informe es la reducción paulatina de los costes durante el proceso de fabricación de los vehículos eléctricos. Las políticas de apoyo (Plan MOVES III en el caso de España) también contribuirán a esta relajación en los precios que llevará a que los vehículos eléctricos sean más baratos que los de combustión.

La bajada en el precio de las baterías y la producción masiva de vehículos eléctricos rebajarán mucho su precio final incluso antes de ayudas y subvenciones.

El informe también revela que la paridad de precios entre vehículos de combustión y vehículos eléctricos en algunos segmentos podría alcanzarse incluso antes de 2027.

Se estima que para el año 2025, el coste de fabricación de furgonetas eléctricas será igual o inferior al de las de motores de combustión. Un año después, en 2026 será igual de barato producir y adquirir vehículos de los segmentos C y D y vehículos tipo SUV.

Será en 2027, cuando los vehículos más pequeños (segmento B) se equiparen o estén por debajo de los precios de los vehículos diésel o gasolina.

Los vehiculos eléctricos serán más baratos que los de combustión en 2027

Todos los vehículos pueden ser eléctricos en 2035

Esta bajada de precios en los vehículos eléctricos harán que las cifras de ventas se disparen a lo largo de esta década. Sería en 2035 el año en el que se podría alcanzar un cien por cien de matriculaciones de vehículos eléctricos.

Indica el informe que para conseguir dicha cifra no bastará con la reducción de precios durante los procesos de fabricación. Será necesaria una puesta en marcha firme y seria de políticas en materia de reducción de emisiones de CO2 por parte de los gobiernos europeos.

 “Con las políticas adecuadas, los automóviles eléctricos y camionetas con batería pueden alcanzar el 100% de las ventas para 2035 en Europa occidental, meridional e incluso oriental.

Julia Poliscanova- directora senior de vehículos y movilidad de T&E

En caso de no darse estos condicionantes claves, la ausencia de estas políticas dejaría a los vehículos eléctricos con una cuota de mercado del 85% en la Unión Europea en el año 2035. Las matriculaciones de furgonetas eléctricas estarían incluso un poco por debajo, llegando al 83% de las matriculaciones en este segmento.

T&E pide también a la Comisión de la Unión Europea una fecha límite para las ventas de automóviles de combustibles fósiles en junio, fecha en la que dicha institución tendrá que proponer endurecer los objetivos de reducciones de C02.

Sería la forman la en que compromisos individuales de fabricantes de vehículos y países dejasen de ser voluntarios o inciertos en cuanto a fechas.